divendres, 6 de maig de 2011

Andrei al ITU Triatlón Cross d'Extremadura (la prèvia)

Me entere del mundial de triatlón cros por casualidad, de hecho ya lo había visto anunciado antes, pero no le había dado importancia pensando que yo aun no había hecho triatlones y esto no era para mí. Pero un día me pico la curiosidad y me metí en su página, vi que ya estaba agotado el plazo de inscripción y decidí mirar cuantos deportistas chilenos estaban apuntados. Mi sorpresa fue mayúscula cuando no vi a ninguno! Me comunique con la organización del evento y les pregunte que como es que no había ningún chileno y les dije que si es por eso yo mismo que vivo en Barcelona podía participar. Me dijeron que al tratarse de un mundial era la federación chilena de triatlón la que tenía que apuntarme y tenía que hacerlo cuanto antes ya que íbamos fuera de plazo.
Le escribí a la federación chilena, superada la sorpresa ante tan inesperada petición y después de preguntarme por mí circulan deportivo y datos personales, me dieron todo su apoyo e hicieron la inscripción con celeridad. Ellos me empezaron a mandar información técnica de reglamento de trisuits, horarios, etc. que les iban mandando y fue entonces cuando me di cuenta de lo estricto que es el reglamento en este sentido en un mundial. Afortunadamente, tenía a quien recurrir en mi auxilio en este sentido, los Barcelona Dragons Triathlon Club, que mediaron con los proveedores de trajes de triatlón, y lograron, semana santa de por medio, lo que significaba que nada se movía al estar de fiesta las empresas, pues lograron que Magic Equip me hiciera el traje que cumple rigurosamente con todos los requisitos para un mundial! No solo eso, sino que tuvieron el detalle de entregármelo personalmente ante la imposibilidad de hacerlo de otra manera en plena Plaza Catalunya donde yo ya estaba con todas mis maletas hechas para coger el tren hacia Extremadura en cuestión de minutos.
Todo salió con la precisión de un reloj y ya iba viajando hacia mi destino. Sin embargo aun tenía muchas dudas en mi cabeza. Me había apuntado al campeonato, tenía el traje y ya iba viajando hacia mi destino, pero no quedaba claro como me las arreglaría con el tema de la bicicleta. Durante semanas había estado averiguando alternativas para poder llevar la mía hacia Cáceres. En la Renfe los trenes que permitían el transporte de bicis solo viajaban ciertos días por la noche, cosa que unido a las escalas en Madrid me hacia la logística imposible para poder volver el lunes al trabajo, aun teniendo el viernes libre. Había pensado en llevarla en avión, que finalmente sí que se puede en Vueling, pero aparte de pagar un extra de 90 euros, no hay vuelos Barcelona-Cáceres, y no solo eso, desde Cáceres tenía que llegar aun a Plasencia que es la ciudad más cercana al complejo deportivo de El Anillo que es donde se desarrollo la competición, y llevarme la bici con migo. Desde luego no había ninguna opción fácil ni cómoda y todas eran caras. El coche lo había descartado hace tiempo por qué no tengo carnet de conducir en España y pregunte a un amigo cuanto me salía alquilar coche y conductor pro fin de semana, el que trabaja en una empresa de alquiler de coches me averiguo que me saldría entre gasolina, peajes, hoteles, comida, alquiler y paga al conductor por unos mil euros o más. Solo se me ocurrió una opción, viajar a Extremadura y alquilarme una bici ahí. Era la opción más lógica y fácil, y en realidad la única posible para mí en ese momento.
Así lo hice, llegue a Cáceres temprano por la mañana y espere hasta las 10 para que abrieran las tiendas. Ya tenía averiguado de antemano varias direcciones para buscar bicis, pero cual no fue mi sorpresa cuando me entero de que el viernes era San Jorge, y era día festivo en esa ciudad!!!! No solo no podría alquilarme una bici, sino ni siquiera podría comprar comida en el súper! Volví a la estación de buses para coger el próximo bus a Plasencia, que pasaban solo 4 en todo el día dado de que era un día festivo! Y ya había perdido el primero así que mire el horario y me di cuenta de que cuando pasara el próximo llegaría a Plasencia tan tarde que no tendría tiempo ni para alquilar bici ni para buscarme un hotel. No me lo pensé y cogí el primer taxi que vi para ganar tiempo. Enseguida encontré una pensión bien de precio en Plasencia, pero pare para comer algo por que no había desayunado aun por los supers cerrados en Cáceres. En un cyber busque las direcciones de las dos tiendas de bicis que hay en Plasencia y trate de ponerme en contacto con la organización del torneo para presentarme y confirmar mi asistencia.
En la primera tienda de bicis resulta que ya habían alquilado todo y en la segunda también, pero logre convencer al vendedor de que me mirara de alquilar una de las de ellos personales. Me dijo que volviera por la tarde. Comí, encontré el teléfono de una persona de organización en uno de los mails anteriores ya que ellos aun no me respondían por mail y en la página no había ningún teléfono de contacto. Llame, y me dijeron que me había perdido ya la charla técnica y la visualización de la pista, así como los entrenamientos. Al menos tenía tiempo antes de que cerraran definitivamente las listas de confirmados para coger un taxi y plantarme ahí antes de las 8 de la tarde, siempre y cuando haya alquilado la bici antes. Fui volando a la tienda, el vendedor primero se quería hacer el desentendido, pero termino por hacerme caso al ver que yo no tenía otra alternativa y no me iba a ir de ahí sin mi bici. Me alquilo la de su hermano, que estaba esa bici supuestamente para venderla, pero yo diría que casi para el desguace porque nada mas cogerla para llevarla al hostal me di cuenta de que no solo parecía vieja sino que los frenos casi no frenaban y solo tenía dos cambios de velocidad posibles!!!! Pero ya no había elección, ahora tenía que ir a confirmar mi participación.
En taxi nuevamente hasta el Anillo y ahí, logré no quedarme fuera, además se me informo por fin de que había un autobús lanzadera desde un hotel en las afueras de Plasencia para el sábado.