dilluns, 22 d’abril de 2013

Hi-Tec Dragons 100 - O como luchar por un objetivo

Este sábado pasado, día 20 de abril de 2013, tuvo lugar en Olot la salida de la Trailwalker. Un reto deportivo que tiene además una orientación clara hacia la solidaridad. ¿Y que mejor escenario que este reto para que los Dragons demuestren su espiritu solidario y deportivo? Y como se demostró durante la carrera la solidaridad de los Dragons va más allá de lo deportivo o de las donaciones que realizamos de la parte de cuota destinada a ONGs.
El inicio de la historia está en la oportunidad que Hi-Tec ofrecio y dónde gracias al esfuerzo de muchos del equipo, y otros, finalmente conseguimos. Alcanzamos casi 900 "Me gusta" en el concurso vía Facebook que Hi-Tec planteo, demostrando la determinación que el equipo puso en el reto ya desde el inicio.
No podemos empezar la crónica sin agradecer a Hi-Tec por el material suministrado y la aportación a la solidaridad que ha hecho todo esto posible. ¡Gracias por apoyarnos!

Con las Shadow de HiTec hicimos buena parte del recorrido
Con esto conseguimos estar en Olot el sábado a las 10h puntuales y dispuestos a dar lo mejor de nosotros mismos. Los componentes corredores del equipo fueron Pau Cortadas, Borja Marcos, Nacho Beltrán y Albert López.  Una parte muy importante del reto, a menudo olvidada pero del todo imprescindible, fue el equipo de soporte formado por Bea Rocamora y Anna Bastús, que cuidaron en todo momento de los corredores y sin ellas el resultado no hubiera sido posible.

Más o menos puntulaes dieron el pistoletazo de salida. Los primeros compases de la carrera fueron de risas, charlas y compartir zancadas con la gente del equipo Ashi-Blueproject, gran descubrimiento el de estos compañeros de kms que nos demostraron una gran simpatía y alegría contagiosa.


En estos primeros kilometros encontramos el ritmo de crucero de 5.45 min/km que mantuvimos los primeros 60 kilometros hasta Girona. En estos 60 kilometros nos estuvimos manteniendo entre los 10 primeros equipos, llegando a ir séptimos en el 40, lo que da fe del buen ritmo mantenido.

En cada avituallamiento nos encontrábamos con los ánimos y la logística del equipo de apoyo además de los ánimos de los muchos espectadores que nos íbamos encontrando, fue impresionante la cantidad de apoyo que fuimos recibiendo a lo largo del recorrido. Algo que se agradece durante el esfuerzo y que da un plus de energía para continuar.
Una vez llegados a Girona, nos toca comer y hacer balance de los primeros 60 kilometros. Nacho empezó a sufrir en el kilometro 50 de problemas musculares, problemas que no le abandonaron hasta la meta. Esto nos obligó a bajar el ritmo antes de comer pero confiábamos que podriamos recuperar con el avituallamiento.
Al re-emprender la marcha después de comer vimos que debiamos bajar el ritmo si queriamos acabar todos, ya que Nacho no recuperó y sus problemas musculares se acentuaron. En estos kilometros hasta llegar a Cassà de la Selva, Nacho sufrio severas rampas que le impidieron correr y nos hizo temer por el resultado final. Pero aquí la solidaridad del equipo no desfalleció y entre todos los componentes lo animamos y empujamos animicamente para llegar hasta el avituallamiento de Cassà de la Selva. Parada larga obligada, decidimos que parábamos para dar tiempo de descanso a las piernas e incluso realizar algún trabajo de recuperación con estiramientos y masaje.
45 minutos después empezamos de nuevo, con un nuevo objetivo, acabar.  Aquí ya no nos importaba la clasificación, queríamos acabar por el soporte que Hi-Tec nos había brindado y por el orgullo personal de alcanzar una meta ambiciosa como es realizar 100 kilometros.
En los siguientes 10 kilometros andamos, se trataba de volver a encontrar sensaciones, Nacho tenía que recuperar no solo la musculatura sino el feeling a nivel general. Fuimos avanzando mientras caía la noche. Los últimos 16 kilometros fueron sorprendentemente rápidos, Nacho pareció revivir y con todos los dolores que tenía se propuso que no quería quedarse con el mal sabor y que sufriría para dar todo lo que tenía. Su esfuerzo y capacidad de sufrimiento se mostraron de manera excepcional y nos empujo a todos hasta la meta. En estos momentos todos sufríamos pero el objetivo tan cercano nos hacía olvidar dolores y nos concentraba en avanzar.
13 horas y 49 minutos fue el tiempo que tardamos en llegar a Sant Feliu de Guixols, 12 posición en la clasificación general. Pero el mejor premio que obtuvimos fue el de realizar un reto conjuntamente entre 4 personas, todas diferentes, pero todas con una misma ilusión. Las caras de satisfacción muestran que el esfuerzo valió la pena y que más allá de deportistas, en este club hay solidaridad.
Para el recuerdo quedan 13 horas y 49 minutos de zancadas mezcladas con animadas charlas, compañerismo, risas, sufrimiento físico, ánimos, chistes, nuevos amigos, nuevos planes....DEPORTE.
Us deixem aquí la crònica del Pau

1 comentari:

Ana ha dit...

qué grandes! Por cierto, me encanta la última foto :)