dimecres, 18 de desembre de 2013

Heronymous

Estem encantats de presentar-vos un altre col·laborador, tots ells ens donaran mostres de producte que repartirem durant les activitats per a què els proveu.
Hi ha una frase que diuen ells mateixos que defineix molt bé les barretes: "Heronymous no promete el podium pero te hace finisher". Com llegireu es tracten d'unes barretes 100% naturals. Bones per un esmorzar previ al típic entrenament matinal o ideals per entrenaments o competicions llargues, són molt agradables de prendre i no generen saturació. De fet estan tan bones que o en compreu moltes o no us arribaran ni a l'entrenament i us les haureu acabat picant a casa. 
Al web, al Facebook o en la següent explicació en teniu més informació.


Dicen que no hay nada mejor como vivir en carne propia las experiencias. Mis primeras triatlones están llenas de experiencias nunca antes vividas, desde ataques de ansiedad en el agua, hasta mareos en bici y carrera, malestar en el estómago, pesadez a la hora de digerir todas esas barritas y geles llenas de promesas escondidas detrás de fabulosos envoltorios pero inviables para ver sus ingredientes, la letra es tan y tan pequeña que yo en algún envoltorio he tenido que echar mano de la lupa. Buscar sus ingredientes en internet, simplemente ha sido una batalla perdida. Fueron inicios difíciles, estaba todo por aprender, experimentar, decidir, desechar lo que no funcionaba y descubrir lo que sí funcionaba. Aprender, aprender a escuchar al que mejor te conoce, tu cuerpo y tu mente. Un tema de superación en toda la definición de la palabra. Eso es el triatlón.



Aprendí que el cuerpo necesita gasolina, durante los inicios tomaba lo que veía que tomaban a mi alrededor. “Ahora hay que reponer, yo como Mule Bar, yo Powerbar, geles y barritas , yo compro la marca Multipower” y así hasta probar todas estas marcas. Los comentarios entre todos eran bastante similares: “Estás no saben tan mal, se dejan comer”, “el gel de cola es el que mejor me puedo tragar”, “ Mule bar es bastante chicletosa pero menos que algunas de Powebar.” Esta clase de comentarios me hacían preguntar: “¿No hay otras opciones para reponer gasolina?”. “Sí, siempre hay que llevar un bocadillo pequeñito salado de casa que sienta la mar de bien.” Y así iban pasando los días.



Recuerdo mi primera triatlón olímpica en Banyoles, acabé sintiéndome mal de verdad. Llegué a casa totalmente fatigada, intentaba disimular para no alarmar a nadie en casa, me fui a la ducha, antes sin poderlo evitar devolví y tuve diarrea. “Esto es muy duro, duro de verdad, pensaba mientras intentaba recomponerme.”



Preparaba mi primera maratón cuando le contaba a mi amiga y nutricionista Virginia lo que me pasaba. “Si comes lo que comes, tendrás problemas Lourdes. El desgaste físico al que sometes a tu cuerpo en pruebas tan exigentes y no llevando una buena nutrición hará que te resientas físicamente. Nuestro cuerpo es como una pila, tiene una vida útil de X tiempo, si  lo expones a un desgaste tan grande como es el de una triatlón olímpica o ahora que preparas una maratón y no estás bien nutrida, la vida útil de tu energía no se regenerará debidamente e irás menguando la reserva prematuramente. Has de alimentarte de manera diferente y darle al cuerpo lo que necesita. Lee detenidamente lo que llevan las barritas industriales y los geles, no son buenos para el hígado. Las defensas de tu cuerpo bajarán y caerás enferma al hacer trabajar de más al hígado. De hecho el cuerpo ya te está avisando que eso que le das no lo quiere. Tu cuerpo lo está rechazando.”



Virginia me preparó unas barritas naturales a base de dátiles, anacardos, nueces y muchos otros ingredientes, alguno de ellos casi nuevos para mi, por ejemplo, el mijo (que no conocía) y los dátiles (que no tenían presencia en mi despensa) así como el germen de trigo y las semillas de lino. Todos ellos con unos valores nutricionales 100% naturales y reales. Corrí mi primera maratón y fue ahí donde lo comprobé. La disfruté plenamente, no tuve dolores musculares, no tuve fatiga, no tuve agujetas al día siguiente y lo más importante, me sentí realmente bien. La experiencia entre las barritas naturales que me preparó Virginia y las industriales tuvo sus consecuencias. De ahí nace mi voluntad de querer compartir mi experiencia y tratar de aportar sentido común y buenos hábitos nutricionales a todos aquellos héroes anónimos que tratan de superar sus propias metas cada día.



Bienvenidos a Heronymous, las barritas que no prometen el podium pero te hacen finisher disfrutando.